Ozonoterapia

Lumbalgia

La ozonoterapia, frontera entre el abordaje convencional y la cirugía.

La ozonoterapia (O2-O3), abordaje indicado para determinadas patologías del aparato locomotor, puede convertirse en un tratamiento frontera entre las terapias convencionales que se practican habitualmente y las maniobras quirúrgicas. En estos momentos, su indicación princeps son las hernias discales de etiología diversa.

"En las protrusiones discales que están produciendo una clínica neurológica, pero que no han extruido o secuestrado la hernia, la ozonoterapia ofrece unos resultados muy satisfactorios", según ha explicado a Diario Médico José Carlos de Lucas, jefe asociado de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid.

El experto, cuyo equipo ha empleado ozonoterapia en doce casos desde el pasado mes de octubre, considera que las hernias de disco tienen varias clasificaciones, según el tamaño, la situación y la relación que establezcan con la zona central o núcleo pulposo.

"En las protrusiones discales, que pueden estar produciendo compromiso radicular, los resultados son muy positivos. Los beneficios son aceptables en el caso de hernias obstruidas, emigradas o secuestradas, pero la solución es ineficaz en hernias calcificadas, probablemente porque el mecanismo de acción se invalida en tales situaciones".

Para De Lucas, en el caso del tratamiento de las hernias, tanto lumbares como cervicales, el abordaje de elección, excepto en situaciones muy concretas, sigue basándose en la prescripción de reposo y de fármacos, que, en algunos casos, consiguen que remita la sintomatología de forma definitiva o durante largos periodos de tiempo.

"La medicina clásica también ha empleado otras materias químicas para la destrucción de la hernia, como las quimionucleolisis con papaína que no están exentas de riesgos y complicaciones, como reacciones alérgicas o efectos nocivos si se atraviesa la barrera del ligamento vertebral. La administración de ozono carece de este tipo de peligros, ya que se trata de un producto natural".

La bibliografía sobre ozonoterapia también hace referencia a la ausencia de efectos colaterales o teratógenos. Además, al ser un agente bactericida y antiviral, los posibles riesgos que van asociados a cualquier acto agresivo, fundamentalmente la infección, están obviados.

El mecanismo de acción de la ozonoterapia es metabólicamente complejo. Según el traumatólogo, principalmente mejora el aporte de oxígeno y, por tanto, proporciona una mayor circulación en los tejidos, hecho que se traduce en un efecto analgésico.

"En las hernias discales se produce además un efecto hidrófugo. El núcleo pulposo de las hernias contiene una gran parte de agua y mucopolisacáridos. El ozono causa una lisis del agua que, al liberarse, conlleva una desecación del disco y acelera su proceso degenerativo. Con ello, la hernia disminuye de tamaño e incluso puede desaparecer".

Las contraindicaciones, aunque no están bien definidas, se limitan a hipertiroidismo, embarazo y fabismo. La edad no supone una limitación, ya que incluso se ha empezado a practicar para el tratamiento de lumbalgias y cervicalgias de personas añosas que no han respondido a los tratamientos convencionales con resultados aceptables.

Según De Lucas, el éxito de este tipo de técnica, como la de cualquier otra, está directamente relacionado con una adecuada selección de pacientes. Las sesiones de ozonoterapia se establecen en función de la causa que ha originado la patología y de su evolución.

"Normalmente, oscilan entre dos y tres sesiones, pero en otro tipo de procesos, como puede ser el caso de las fibrosis post-cirugía, la aplicación puede ser de entre ocho o diez sesiones. En estos momentos, las concentraciones empleadas son de 20 microgramos de ozono por mililitro de oxígeno. Si las infiltraciones son intradiscales, se emplean dosis de entre 3 y 5 centímetros cúbicos y 10 centímetros cúbicos si son paravertebrales".

Según los expertos, una de las ventajas más sólidas que ofrece esta terapia es que "si fracasa, no cierra las puertas a tratamientos posteriores que, normalmente, son quirúrgicos. Además, puede emplearse para aliviar la sintomatología de determinados síndromes post-quirúrgicos, como las estenosis de canal o intervenciones repetidas de hernia discal".

La ozonoterapia ha empezado a cobrar fuerza en el tratamiento de las hernias discales. En España (ver Diario Médico del 21-VII-99) uno de sus principales impulsores ha sido Ángel Portela, del Hospital Ruber, de Madrid, que empezó a generalizar este tipo de tratamiento a principios de 1999. La mayor experiencia se registra en el Instituto Latina, de Roma, donde en los últimos cinco años han tratado a cerca de 600 personas. A pesar de que las hernias discales son la principal indicación, la metodología podría ampliarse -en Roma ya lo han hecho- a otras patologías del aparato locomotor. "Además del abordaje de lumbociáticas, lumbalgias o cervicobraquialgias previas a la aparición de las hernias discales que aún no han mostrado clínica, la ozonoterapia, según la bibliografía del equipo del Instituto Latina, abre nuevas expectativas en el manejo del dolor de la artrosis, fibromialgias, tendinitis, espondilitis, epicondilitis, túnel carpiano o periartritis".

No obstante, y a pesar de los resultados presentados en varios congresos internacionales, los expertos españoles se muestran cautos sobre la aplicación del tratamiento en este tipo de patologías, y están a la espera de datos sobre series más amplias.

   

 

INICIO | PROLOTERAPIA | DISCOLISIS | MEDICINA ORTOMOLECULAR | CITAS | COMENTARIOS

Dr. José Eleazar Calderón de la Fuente
Clínica del Dolor

Avenida Los Reyes No. 1003 Colonia Nueva Rosita
Monclova, Coahuila. México. C.P. 25720
Teléfono: 01 (866) 635.2470

 

© 2002-2013 Derechos Reservados, Dr. José Eleazar Calderón de la Fuente.